El Ank, la llave

“El Ank es una llave energética, un instrumento de Alquimia con el que nosotros manipulamos, diseñamos y creamos energía, creamos códigos, es como un instrumento musical que nos permite crear, modificar y disipar energía”

No existió físicamente en nuestro tiempo, ni nosotros necesitábamos su reproducción física para usarla, sí, su frecuencia vibracional que en La Tierra generaba un sonido físico.

Algunas especies en la Tierra lo pueden percibir y otras no. Los humanos no podían percibirlo con sus oídos físicos y nosotros nos comunicabamos con ellos telepáticamente, luego nosotros aprendimos las características de los sonidos físicos en la Tierra y poco a poco todo esto dió origen a la música, que es un arte de pura satisfacción y felicidad para nosotros. Los humanos también adoran la música

La música es el lenguaje del alma, con la música se pueden abrir portales, elevar conciencias, sanar, se puede mover y transformar energía y la materia. Este es el sofisticado arte que muchas civilizaciones antiguas en la Tierra conocían a la perfección. Los Mantras y algunos sonidos, cánticos rituales, es una variación, es lo que ha ido quedando de esta sabiduría, de esta técnica y conocimiento, es la herencia de aquellas civilizaciones.

La música vibra en muchas frecuencias actuando en distintas dimensiones, hacer música o sintonizar energéticamente con ella desde la danza, el canto, eleva la frecuencia vibracional y el cuerpo físico se ve estimulado, alterado, influenciado por estas frecuencias.

“El sonido en si mismo, tiene poder creador y manifiesta a muchos niveles, desde los más sutiles a los más densos, incluso creando y alterando materia”

Como algunos sonidos pueden romper copas de cristal, otros sonidos pueden alterar la materia de muchas otras maneras. Las palabras son sonidos, tienen energía y tienen el poder de manifestar. La música es un código mucho más elaborado y refinado de sonidos.

Los lenguajes y las palabras tienen una singularidad y es que tienen una vinculación muy fuerte y estando unidas al ego y a la mente, mientras que la música y la poesía está más vinculado al alma, a la sabiduría de la conciencia. Por eso la música es un lenguaje universal, porque es el lenguaje del Alma. Sin embargo los idiomas no tienen esta singularidad, son una extensión de un sistema de interpretación de la realidad entre la mente y el ego.

Nosotros utilizábamos mucho y utilizamos el sonido, el color en nuestra dimensión. 
Cuando estábamos en La Tierra, aprendimos mucho de vuestra dimensión, una nueva frecuencia y una nueva forma de los Sonidos Sagrados una nueva vibración. Primero con nuestra propia energía generábamos una vibración energética determinada que emanaba un sonido, luego descubrimos la posibilidad física de generar sonido utilizando el cuerpo, las cuerdas vocales, el aire…Y al cantar descubrimos placer, satisfacción y felicidad. Una nueva forma, un nuevo sistema de expresión y de nuestra energía.

En nuestras ceremonias de activación de códigos energéticos, que es lo que vosotros entendeis como sanación y traspaso de energía, nosotros con la expansión y generando una determinada vibración energética que en La Tierra hace sonido y tiene  un color, modificamos, creamos o generamos cierta energía, o cierta alteración energética en una energía, en una estructura ya dada.

En la meditación que te he compartido hay una recreación mental y energética, una evocación espiritual, visual, psicológica de las antiguas ceremonias de activación de códigos que mis sacerdotisas y yo llevábamos a cabo en mi templo.

“Ceremonias que se realizaban para muchos fines y beneficios de las mujeres y sus consortes, sus parejas, sus amantes”

En este tipo de ceremonias, mis sacerdotisas y yo con canciones, con sonidos preparábamos el cuerpo energético de la mujer, alterábamos su vibración hasta el punto óptimo para que su materia, su cuerpo, pudiese recibir un nuevo código energético, una nueva composición energética que en el aspecto físico alteraría su composición celular.
Al terminar la preparación, yo con mi avanzado conocimiento sobre la energía, utilizaba La Llave Maestra que vosotros conocéis como Ank para abrir su energía y sellarla una vez terminada la ceremonia. Generaba una vibración, que producía un sonido que es la frecuencia elevada del Ank, este resonar en la energía de la mujer, hacía que su cuerpo energético se abriera con facilidad, el resonar del Ank en el cuerpo energético de la mujer provocaba la apertura de su energía de manera natural, con consentimiento y amabilidad del receptor, por eso lo llamamos llave porque abre y cierra.  Una vez abierto Yo puedo generar diferentes vibraciones, frecuencias, sonidos que en su resonar actúan en diferentes aspectos del cuerpo energético y físico de los humanos.

“Algunas Almas encarnadas heredaron la práctica del Ank adaptada a sus nuevas posibilidades desde el cuerpo, desde una encarnación humana en La Tierra”

De este modo ellos buscan generar esta vibración, esta frecuencia del Ank con sus cuerdas vocales, sus pulmones, el aire…utilizando lo que vosotros conocéis como mantras y buscando un símbolo que correspondiera a la vibración disteis forma al Ank.
Esto ha pasado con muchas otras vibraciones, geometrías sagradas, mantras, símbolos…Todos ellos son traducciones terrenales a una determinada vibración y frecuencia energética, el cerebro humano es maravilloso en su maestría de interpretar la realidad, dar simbología, color y sonido a la energía. Esto son hermosas singularidades de La Tierra y su encarnación. Los humanos podéis percibir vibraciones y frecuencias energéticas y darles formas, colores y representación física.
Esta es la belleza de vuestro arte sagrado, vuestro arte religioso.

Hathor
Rebeca Lacasa

 

Un comentario en “El Ank, la llave

Los comentarios están cerrados.