Brigid, el Fuego Sagrado

Mi amada hija portadora del Fuego Eterno de La Sabiduria y
La Luz de Sanación para ti y tus semejantes.

Hay una Brigid en cada una de vosotras, La Diosa Brigid, no es mas que la maravillosa condición de ser mujer en La Tierra. La mujer materna y nutricia que se alimenta en ella misma con los misterios de lo Sagrado y que alimenta a su comunidad con su amor, su compasión y su servicio.

Amo caminar por los campos y sentir la hierba fría y húmeda bajo los pies. Nosotras antiguamente hacíamos esta iniciación. Aquellas sacerdotisas preparadas para un nuevo nivel de conciencia, para ser guardianas y portadoras del Fuego Sagrado.

Mis Sacerdotisas, con su avanzado conocimiento sobre la magia y la alquimia caminaban con el fuego en sus manos sobre la hierba y derretían la nieve a su alrededor en su maravilloso poder y talento de alquimia. En un avanzada comprensión sobre el fuego sagrado y la purificación.

Mi Suma Sacerdotisa elegía aquellas listas y preparadas, que podrían andar con sus pies descalzos sobre la hierba escarchada, llevando mi fuego en peregrinación desde una cueva sagrada hasta el Altar de la Luz, el Altar del Alumbramiento. Aquellas mujeres valientes y preparadas en un profundo conocimiento sobre su cuerpo y las energías andaban sin dolor y derretían la escarcha.

Ellas eran el Puro Fuego de la Creación, la Purificación y
la Sabiduría este Fuego Sagrado vivía dentro de ellas.

Nosotras también instruíamos parteras y comadronas,  las Sacerdotisas de Brigid eran conocidas por sus dotes y capacidad para los partos, para acompañar y bendecir a las mujeres en partos sanos y sin dolor. Nosotras teníamos un gran conocimiento sobre las plantas, y me honra decir que fueron las mejores parteras y comadronas de nuestro tiempo. Nosotras llevábamos vestidos verdes y una bella insignia de lirios blancos bordados o en bandas sobre el brazo derecho y así éramos reconocidas y respetadas.

Mis Sacerdotisas eran mujeres cultas e instruidas en distintos saberes y me llaman la Triple Diosa porque nosotras fundamos La Escuela de Los Tres Caminos de conocimiento para la mujer, en la que muchas mujeres de nobles familias eran instruidas.

Bienvenida hija al Camino de los Tres Senderos del Círculo Trenzado
La Gran Diosa y Reina Brigid

Rebeca Lacasa